Cerrada planta de beneficio animal en Cundinamarca

Compartir

La contaminación causada por las aguas residuales industriales provenientes de la actividad del lavado en la Planta de Beneficio Animal – PBA de Lenguazaque, motivó la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR a imponer la medida preventiva que consiste en la suspensión de los vertimientos no domésticos allí generados, los cuales impactan negativamente al río Lenguazaque que aguas abajo se une al río Ubaté, caudal que conduce a la laguna de Fúquene.

La suspensión se cumple después de visitas técnicas realizadas por el equipo profesional de la CAR Cundinamarca, donde se logró evidenciar las afectaciones al recurso agua, debido a las descargas con residuos industriales propios de la actividad de la PBA.

Durante la materialización de la medida preventiva, personal de la Brigada CAR hizo el sellamiento en concreto del pozo de inspección que conducen las aguas no domesticas hasta el río Lenguazaque.

“La intervención de la CAR hace parte de la estrategia que busca brindar calidad de agua en los afluentes hídricos, los cuales tributan en la laguna de Fúquene, con la finalidad de hacer un control efectivo a las actividades e intervenciones que causen daño sobre este ecosistema”, precisó Yuber Cárdenas, director regional de la CAR en Ubaté.

La Autoridad Ambiental continuará desarrollando controles a las actividades que generan vertimientos e impactos negativos sobre el complejo lagunar Fúquene, Cucunubá y Palacio y los demás ecosistemas del territorio.