CAR rechaza presencia de ganado sobre la ronda del Río Bogotá

Compartir

A través de redes sociales, usuarios registraron la presencia de vacas que pastaban sobre la ronda del Río Bogotá a la altura de la calle 80, sector sur, zona que hace parte de los 68 kilómetros lineales donde la CAR Cundinamarca ha venido desarrollando, desde 2012, las obras de adecuación hidráulica y recuperación ambiental del afluente. La ronda se ve afectada por estos animales que transitan sobre los jarillones construidos, fracturándolos y permitiendo la filtración de agua, lo que los daña por completo; así mismo, pisotean y se comen las plantas de las siembras que se han hecho para restauración ecológica de la ronda.

5owVNvyyPiDe este modo, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR manifiesta su rechazo enfático con los propietarios del ganado, pues no son conscientes de las inversiones económicas, técnicas y humanas que allí se han ejecutado y no contribuyen a trabajar por la recuperación del Río Bogotá.

“Para la Corporación resulta lamentable la conducta reiterada de algunos ganaderos colindantes del Río Bogotá, que perseveran en adelantar actividades que ponen en grave riesgo las obras que se han ejecutado para recuperarlo. El permitir que ganado transite por la zona, encima de los jarillones en el Río Bogotá, es altamente repudiable, por lo que esperamos que estas situaciones no se repitan para efectos de garantizar no solo las obras, sino también el proceso de recuperación y descontaminación del afluente”, sostuvo Néstor Guillermo Franco González, Director General de la CAR Cundinamarca.

Las obras de adecuación hidráulica.

Funcionan para mitigar y disminuir los riesgos por inundaciones y desbordamientos del Río en su cuenca media, por medio de la intervención en 68 km (en el tramo comprendido entre las compuertas de Alicachín en el municipio de Soacha, hasta el puente de La Virgen, en la vía Suba-Cota), donde se realizó el retiro de más de 8 millones de toneladas en sedimentos y residuos que habían sido arrojados durante décadas al Río Bogotá. Además, se amplió el cauce de 30 a 60 metros de ancho, que permite duplicar la capacidad de transporte de agua de 100 a 200 metros cúbicos por segundo.

Junto a eso, la CAR adquirió aproximadamente 230 hectáreas de predios para zonas de inundación controlada a lo largo de la cuenca y trasladó el jarillón de un costado del Río para que, en tiempos de aumento del nivel de las aguas, inunden esas zonas de forma controlada. A la fecha, la intervención está completa y el costo total de esta fue de más de 200 mil millones de pesos.

También se hizo la restauración ecológica de los predios y las zonas de ronda de Río con la plantación de más de 120 mil árboles que corresponden a 20 especies nativas como Cedro, Cajeto, Saúco, Caucho Sabanero, Guayacán de Manizales, Robles, Chichalá, entre otros. La restauración ecológica viene acompañada de 68 km destinados a la construcción de un parque lineal con senderos peatonales disponibles para la comunidad y de los cuales, a la fecha, se han construido 13 km, incluyendo el Parque San Nicolás de Soacha, el Parque Porvenir en Mosquera y el Parque Lineal en Suba.