Las Abejas, aliadas silenciosas del medio ambiente cundinamarqués

Compartir

La Organización de las Naciones Unidas – ONU, con el objetivo de crear conciencia, declaró el 20 de mayo como el día mundial de las Abejas, fecha que coincide con el aniversario del nacimiento de Anton Janša; quien, en el siglo XVIII, fue pionero de la apicultura moderna en Eslovenia. Dentro de las medidas que se sugieren es la de reservar algunas zonas como hábitat natural, crear barreras vegetales, suprimir o modificar el uso de pesticidas, respetar los lugares de anidación y sembrar atractivos de cultivo alrededor de su entorno natural.

“Dentro de este contexto, desde la Secretaria del Ambiente, presentamos en el plan de desarrollo a la honorable Asamblea de Cundinamarca el programa de seguridad hídrica y recursos naturales para la vida, con el propósito de implementar 4 estrategias de conservación en corredores ambientales, siendo una de ellas la de ejecutar actividades de conservación sostenible, involucrando a la comunidad, a través del proyecto: Abejas con la Conservación”, señaló la Secretaría del Ambiente, Nidia Clemencia Riaño Rincón.

Son insectos sorprendentes, no solo porque son los únicos animales del planeta que pueden producir miel y cera, sino porque dentro de sus colmenas viven en un complejo sistema social y están divididas en grupos que tienen funciones específicas, por eso su importancia para Cundinamarca.

• Las obreras: Son hembras que tiene la función de buscar el polen y el néctar de las flores para tener su alimento, construir la colmena, defenderla de las posibles amenazas y limpiarla para que circule el aire.

• Los zánganos: Son machos que cumplen con el deber de fecundar a la reina en los periodos fértiles, reparten el alimento (néctar) a las obreras y aportan su calor a la colmena. En invierno, cuando el alimento es escaso, son expulsados de la colmena y mueren de frío.

• La reina: Es la gran madre de la colmena pues se encarga de poner los huevos fértiles. Ella mantiene el orden y guía al resto de las abejas en sus trabajos. Cuando una reina muere, las obreras escogen a una de ellas y la alimentan con jalea real hasta convertirla en la nueva reina.

“La importancia de las abejas radica en que son agentes indispensables para conservar la biodiversidad y diariamente deben enfrentarse a agentes externos que las ponen en riesgo tales como la aplicación indebida de agroquímicos, expansión de urbanizaciones, incendios forestales e incluso efectos derivados del cambio climático, lo cierto es que los seres humanos dependemos de su supervivencia, pues alimentos como frutas y verduras dependen del trabajo de los polinizadores”, enfatizó Nidia Riaño.

Fuente: Prensa Gobernación de Cundinamarca