Cámaras trampa develan misterio de municipios de Cundinamarca

Compartir

 

121 animales muertos en 11 municipios de Cundinamarca y Boyacá tenían aterrados a la comunidad y sobre todo a la CAR, pues no se sabia cual era la causa de las muertes.

Gracias a las imágenes captadas por cámaras trampa, una nueva herramienta científica que permite registrar a través de grabaciones de alta resolución y de manera continua lo que sucede en zonas rurales de bosques o pastos con rastrojos, en los limites del lugar donde ocurrieron los hechos.

 

El misterio fue finalmente resuelto al ver como las cámaras monitoreaban a manadas de más de 6 perros, mostrando la realidad del fenómenos de los perros feroces, permitiendo determinar que los casos coinciden a los del ataque de los animales.

 

Según la Dirección de Monitoreo, Modelamiento y Laboratorio Ambiental de la CAR, “es pertinente precisar que en el monitoreo efectuado no se han registrado la presencia de otros animales como Felinos (Pumas o jaguares), Osos, Aves Rapaces u otras especies; por tanto no es posible inferir que este tipo de animales puedan ser quienes hayan ocasionado esta problemática”

 

Ante las evidencias, la CAR rechaza las imágenes obtenidas de internet que algunos medios y personas han venido publicando en redes sociales y portales de noticias, atribuyendo los ataques a extrañas criaturas que no corresponde a la realidad e invita a las comunidades a proteger a sus perros domésticos, darles abrigo y alimentación y no dejarlos abandonados para evitar que integren manadas salvajes que sigan generando daños a los campesinos.

De igual manera la CAR recomienda a las comunidades que se abstengan de tomar acciones frente a estos animales. En caso de observar la presencia de los mismos, deben dar aviso inmediatamente a las autoridades municipales.