Culmina la Adecuación Hidráulica del Río Bogotá en 68 km de cuenca media

Compartir

Con estas obras se minimizaran los riesgos de desbordamientos e inundaciones en Bogotá, Cota, Mosquera, Funza y Soacha. En el proceso se sembraron 120 mil árboles en la ronda.

El Río Bogotá después de cuatro años obras recupero la capacidad de transportar agua a su cuenca media, La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca -CAR-, culminó con éxito las adecuaciones hidráulicas en dicho afluente con el objetivo de minimizar las posibilidades de desbordamientos e inundaciones en los municipios como Funza, Mosquera, Cota y Soacha, además en algunas localidades de la ciudad de Bogotá como Fontibón, Kennedy, Bosa y Engativá

La intervención realizada entre Puente La Virgen en el municipio de Cota, y las compuertas de Alicachín en Soacha comprende 68 km. El Director General de la CAR Cundinamarca, Néstor Guillermo Franco, declaró que “en una primera etapa, el proceso consistió en la adquisición de predios para devolverle al Río 6 millones de metros cuadrados de ronda y zonas de amortiguación, entre meandros, humedales y una nueva área de ‘playa’”.

En segundo lugar, la Corporación trasladó y reforzó el jarillón del Río, duplicando su capacidad para transportar agua. El ancho del afluente, que era de 30 metros en promedio, ahora tiene 60 metros en su cuenca media. Después de este proceso, se inició el dragado del Río para retirar cerca de 8 millones de m3 de sedimentos y basuras. A partir de tal intervención, el afluente comienza a ser navegable en su cuenca media, quedando pendiente la depuración de sus aguas.

Como parte de la rehabilitación ecológica en la ronda del Río, la Corporación completó la siembra de cerca de120 mil árboles, de los cuales el 95% pertenece a especies nativas. El objetivo es que estas plantas vuelvan a colonizar espacios en donde habían sido desplazadas y puedan consolidar, progresivamente, el ecosistema de ribera. Dentro de las especies sembradas, se encuentran: Roble, Arrayán, Nogal, Magnolio y Sangregado, entre otros. Las especies exóticas elegidas para la siembra no generan daño ambiental alguno y sí aportan al componente paisajístico del proyecto, además de cumplir funciones en la atracción de fauna. Así entonces, todo este proceso ha favorecido el regreso de especies de aves al Río, tales como el Pato Canadiense, el Lechuzón Orejudo y la Monjita.

Fuente: Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca -CAR-