dañaron y robaron tótems que habían sido instalados por la CAR en los Cerros Orientales de Bogotá

Compartir

Las piezas brindaban información detallada de los espacios verdes y fuentes hídricas importantes en la Reserva Forestal Protectora del Bosque Oriental

Con el fin de identificar las reservas más importantes de Bogotá y resaltar sus valores ambientales, la CAR de Cundinamarca destinó $190 millones para la realización e instalación de 40 tótems y 28 vallas en diferentes espacios de numerosa vegetación nativa y fuentes hídricas representativas de la ciudad. La Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental ”Cerros Orientales” fue una de las zonas que la entidad incluyó dentro del objetivo; sin embargo, tres días después de ser instalados los tótems, manos criminales tumbaron, arrancaron y desaparecieron 6 de ellos.
Cada pieza comunicativa contiene una breve historia de la quebrada, lugar o destino donde fue instalada, zona de la reserva a la que hace parte según el Plan de Manejo de Cerros y las especies que adornan el área ubicada. Dos de los tótems que desaparecieron se encontraban en el río Arzobispo, ubicado en el Parque Nacional, cerca de la avenida circunvalar y en el Chorro de Padilla, ubicado en el sendero del río San Francisco, predio que pertenece a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, vía circunvalar hacia el sur.
También, fueron dañados otros cuatro tótems que se destinaron para el Verjón Alto, uno en la Laguna y el otro cercano al colegio de la vereda; los demás estaban instalados en el Verjón Bajo; el último, en la quebrada Farías.
Aunque la CAR se encargó de hacer estos tótems en material de lámina galvanizada calibre 22 con acabados inoxidables, imágenes en alta resolución con laminado de protección para las impresiones y con película melamínica de alta resistencia, la comunidad logró arrancar y dañar el trabajo que realizó la Corporación. No solamente las piezas cumplían con el objetivo de genera una imagen a la reserva, informar a turistas y demás; sino que también, la entidad con esa labor negaba la posibilidad de que personas inescrupulosas justificaran daños en la reserva con la idea de desconocer el territorio y los usos del suelo.
Por ahora, quedan en pie los tótems ubicados en las quebradas La Vieja, Moracci, Los Rosales, Las Delicias, en la localidad de Chapinero, en el sendero la Aguadora, en Usaquén, en el Aula Ambiental Soratama; entre otras.

Fuente: www.car.gov.co