La defensa del territorio es un asunto de todos

Compartir

El crecimiento urbano no planificado y la explotación indiscriminada de los recursos naturales en el municipio de Madrid ha originado un efecto sin precedentes que ha provocado la desaparición de especies de flora y fauna nativas de este territorio. En la actualidad existe solo una zona de reserva protectora de bosques al norte del municipio, similar a la de la Reserva Thomas van der Hammen, en Bogotá.

 En esta zona aún existen condiciones ecológicas para albergar, en un espacio de 15 mil metros cuadrados, más de 78 especies de aves, 46 especies de plantas, anfibios y mamíferos de alta importancia en el ecosistema como zarigüeyas, armadillos, perros de monte y ranas de la sabana entre otras especies.

 Esta es la razón fundamental para la protección del Valle del Abra y los Cerros de la vereda Carrasquilla, su funcionamiento es de vital importancia para garantizar la regulación hídrica, climática y la calidad del aire para todos los habitantes de Madrid.

 Esta Reserva Forestal cumple un papel importante en la conectividad ecológica del territorio, cualquier afectación sobre este sistema natural impactaría de manera negativa en la eco-región central de Colombia.

 Por esta razón, la Alcaldía de Madrid adelanta actualmente acciones conjuntas con equipos interdisciplinarios y en coordinación con los municipios vecinos, para la defensa de esta importante reserva.

 Para el gobierno municipal el desarrollo de Madrid se basa en un modelo de ciudad que esté en armonía con la naturaleza y que se sustente en la participación social como un derecho y ejercicio pleno de ciudadanía, que requiere acciones colectivas para consolidar sus bases y preservar la vida existente.