Jóvenes emprendedores con sentido de protección ambiental

Compartir

En medio de su creciente industrialización y expansión urbanística, el municipio de Funza posee una amplia zona rural y en un hermoso sector aun rodeado por cultivos y hortalizas, en donde se encuentra la Institución Educativa Técnico Agropecuaria “San Ramón”. El entorno pedagógico en sus tres sedes no solo se encuentra diseñado para aprender sobre áreas básicas del conocimiento, sino que se capacitan como técnicos agropecuarios.

Como trabajo de grado, los estudiantes quienes cursan su último curso de bachillerato deben entregar un proyecto basado en la vocación agropecuaria o agroindustrial que se les inculca en el plantel.

Aunque para algunos es solo cumplir un requisito para una nota, muchos de ellos asumen el reto y se apoderan de su iniciativa. Es el caso de Bryan Zamudio, Alejandra Martínez, y Paula López, jóvenes de este municipio que con gran esfuerzo han cumplido sus estudios, y que empoderados de su firme convicción de superación comenzaron a investigar lo que sería su proyecto de grado.

Orientados por su profesora Judith Muñoz y quien además es Ingeniera de Alimentos, aprendieron como un derivado de los procesos industriales de la leche y llamado LACTOSUERO, es utilizado para alimento porcícola, el mismo que en algunas ocasiones es desechado contaminando las fuentes hídricas. Motivados por esta oportunidad, iniciaron con la asesoría técnica del SENA para experimentar el uso adecuado de este material.

Con muchas horas de trabajo y sacrificio, estos tres estudiantes moldearon sus sueños empresariales. Fueron más de 2 años en los que muchas veces sintieron desfallecer, sin embargo, su tesón y deseo de superación lograron la formalización de este proyecto. Poco a poco fueron fabricando varios productos con LACTOSUERO, desde dulces y cuajadas hasta bebidas energizantes.

Su trabajo fue conocido por la CAR a través del Proyecto Ambiental Escolar PRAE y por tanto recibieron la invitación al encuentro regional de CIDEAS de Sabana Occidente, donde su stand fue de los más visitados, al mismo tiempo que los asistentes se dejaron maravillar de las bebidas y apetitosos dulces.

La Institución Educativa Agropecuaria San Ramón, catalogada recientemente por el Gobierno Nacional como una de las de mayor Índice Sintético de Calidad Educativa en el departamento de Cundinamarca, seguirá formando jóvenes con vocación agropecuaria y vinculados con la CAR en sus PRAES y en programas como niños defensores del agua, mediante los cuales los estudiantes toman conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y los  recursos naturales como futuro de la humanidad.