«Si nos conviene»: la estrategia para reducir los accidentes viales en Cundinamarca

Compartir

Se trata de una campaña que rompe el esquema de mostrar el fruto del error de los actores viales (fallecimientos y lesiones) y se centra en hablar de una manera positiva. ‘Sí nos conviene usar el cinturón de seguridad, sí nos conviene respetar las normas’, es uno de los mensajes sobre las acciones comportamentales dentro de la vías.

Entre las metas de la campaña está disminuir en un 10 por ciento el total de los casos de víctimas fatales en accidentes de tránsito en Cundinamarca a 2023, en relación con el dato del cierre de 2019, y reducir en un 5 por ciento anual los incidentes viales con resultado en lesiones en accidentes de tránsito.

Son tres grupos de personas las que estarán guiando a los cundinamarqueses en las vías. El primer grupo son los gestores de promoción en seguridad vial (GPS). Son cerca de 80 orientadores viales que trabajan en dos aspectos. El primero es mejorar la movilidad de algunos sectores críticos dándoles prelación a los actores más vulnerables (peatones y ciclistas), y el segundo es generando pedagogía sobre los derechos y deberes de cada actor vial y explicándoles por qué son vulnerables.

“Actualmente se adelantan gestiones en Sibaté, Fusagasugá y Gachancipá, y ya se han hecho en la vía hacia Mosquera, en la vía Chía-Cota, en Funza y en el tramo de la autopista Sur entre Soacha y la parte del ingreso a Sibaté”, explicó Edwin Gómez, gerente de seguridad vial de la Secretaría de Movilidad de Cundinamarca.

Le puede interesar: Secuestran un cadáver en Facatativá y piden dinero para regresarlo

Otra de las estrategia mas importante es la pedagogía que se hace de la mano con policías. Por ejemplo, tienen unos simuladores con los cuales se crean escenas de accidentes de tránsito en motos o vehículos, simuladores de volcamiento, y con esto concientizan sobre la importancia de usar reflectivos, entre otros temas.

Estos simuladores los han ubicado principalmente en las entradas y salidas de Bogotá: hacia Girardot, Chía, Tocancipá, Gachancipá, Villapinzón, calle 80, calle 13. Los simuladores son vehículos y motos reales. Por ejemplo, se hacen simulaciones de impacto en motos con muñecos de la misma contextura y peso de una persona, los cuales evidencian lo que le puede pasar a un conductor en un choque a diferentes velocidades.

“Al ver esto, la conciencia vial va llegando y las personas van entendiendo que deben cambiar sus hábitos. Las imprudencias generan accidentes, por lo que una persona con la mentalidad equivocada es la que no permite que se vea una disminución en la accidentalidad”, agregó Gómez.

Finalmente, están los ludoeducadores, un grupo que llevan la pedagogía vial hacia las empresas o instituciones. Por ejemplo, en asocio con Asocolflores lograron capacitar a más de 2.000 biciusuarios en la Sabana de Bogotá sobre sus deberes y derechos, con el fin de proteger su integridad, ya que suelen ser los que salen más temprano de sus casas al trabajo y lo hacen generalmente en bicicleta.

Además, trabajan con diferentes organizaciones en los planes estratégicos de los 116 municipios del departamento apoyando los planes de seguridad vial para tener conciencia y mejorar la movilidad de manera segura en el departamento.

otvtelevision.com